Descubre las 4 claves más eficaces contra la insolación

Descubre las 4 claves más eficaces contra la insolación

La importancia de cuidarse del sol es esencial día con día; sus rayos UVB/UVA cada vez son más difíciles de evitar y junto a los altos grados de temperatura, el cuerpo puede comenzar a descompensarse y sufrir estragos en la salud, tales como; deshidratación e insolación, siendo gente mayor, con enfermedades crónicas que toman medicamentos para la migraña o presión y niños los más propensos.

La insolación es el problema mas común relacionado con el calor y el sol, provocando una alta temperatura corporal que se da cuando permaneces un tiempo excesivo en el exterior, llegando hasta los 40 grados centígrados o más, haciendo que el cuerpo en apenas 10 a 15 minutos, pierda tanta agua que llegues al punto de deshidratarte. Para no sufrir una insolación, es necesario seguir ciertas claves que te ayudarán a evitarla.

1) Siempre mantente hidratado

La hidratación es la clave más importante de todas, bebe mínimo 2 litros de agua al día, incluso cuando no sientas sed. Si la mayoría del tiempo la pasas fuera de tu casa, asegúrate de tomar mucha agua cada media hora para mantenerte hidratado. Una buena forma de asegurarte de tomar agua constantemente es siempre llevar contigo una botella con agua.

Evita bebidas azucaradas como refrescos, jugos o bebidas energizantes, café, té y alcohol, ya que tienen un efecto contrario y te deshidratarán aún más. Existe una manera de saber qué tan hidratado esta tu cuerpo mediante la orina, un color más claro significa suficiente agua y un color más oscuro que necesitas beber más agua.

2) Evita las horas con mayor radiación

Evitar salir entre las 11:00 y las 15:00 horas y trata de hacer las siguientes actividades de esta manera:

Ejercicio al aire libre

Si te gusta trotar, caminar o correr en parques, calles o lugares abiertos, debes realizarlo de preferencia a primera hora de la mañana o en la última de la tarde, donde la temperatura es más baja y es más fácil encontrar lugares con sombra; en caso de no poder hacerlo, descansa cada 20 minutos y recupérate para continuar. Lleva contigo bebidas hidratantes ya sea agua o suero que te devuelvan la sal y minerales perdidos de tu cuerpo al sudar.

Ropa adecuada

Si continuamente permaneces en el sol o tus actividades así lo requieren, viste de manera ligera, holgada y con colores claros. También elige ropa que sea de algodón o lino, ya que te permitirán una mejor transpiración. En la actualidad hay telas especiales para el sol que te ayudarán con la radiación ultravioleta.

Protégete del sol

Que tu segunda piel sea un bloqueador. La protección solar no es una opción, es una regla diaria, por lo que te recomendamos un FPS 50+ y aplicar cada 2 horas en zonas de mayor exposición solar que evitará, aparte de quemaduras solares el envejecimiento prematuro y enfermedades más agresivas como el cáncer de piel.

Puedes complementar tu vestimenta con sombreros y gafas de sol con protección UV/UVA para estar aún más protegido.

Recuerda después de la exposición solar hidratar tu piel para evitar resequedad en ella.

3) Come ligeramente

Evita comidas condimentadas, ya que los condimentos como pimientas, picante y canela hacen que tu cuerpo eleve la temperatura corporal; al igual que comidas muy pesadas, ya que el exceso de carbohidratos calienta tu cuerpo.

Te recomendamos consumir frutas ricas en agua como; durazno, melón, naranja o piña. También incluye en tu alimentación ensaladas y vegetales como; pepino, lechuga y apio que contienen una gran cantidad de agua y serán tus mejores aliados contra la deshidratación.

4) Permanece en lugares ventilados

No pases tanto tiempo en coches estacionados o cerrados y mucho menos dejar a los niños o mascotas en estas condiciones. Si tienes que hacerlo, mantén las ventanas abajo o enciende el aire acondicionado mientras estés dentro.

Si te encuentras en casa, mantente lo más fresco posible, abriendo cada cierto tiempo ventanas y puertas para ventilar tu hogar.

Poniendo en marcha estás claves fundamentales lograrás darle la vuelta a la insolación, pero si comienzas a sentir los primeros síntomas como:

Calor intenso y piel caliente

Cansancio

Sed en boca y mucosas

Mareos y naúseas

Calambres y espasmos

Dolor de cabeza

¡Ten mucho cuidado!, ya que de no reaccionar a tiempo puede traer complicaciones graves, así que si esto pasa trata de hacer lo siguiente:

Aplica compresas frías en el cuerpo sobre todo en cuello, cabeza, axilas e ingle

Retira el exceso de ropa para reducir la temperatura

Rehidrátate, tomando agua o suero poco a poco

Coloca la cabeza ligeramente elevada para ayudar a la respiración, permitiendo la entrada de aire a los pulmones


Recuerda que el estar en la sombra no siempre es suficiente, ya que la radiación rebota en el ambiente y puede seguir produciendo sus efectos, por lo que es importante que a los primeros síntomas acudas inmediatamente a tu centro de salud más cercano para recibir el tratamiento adecuado, ya que la insolación puede provocar daños irreversibles a riñones, corazón y músculos.

Comparte este artículo

Posts recientes

Aprende a identificar los tipos de dolores de cabeza , así como sus recomendaciones…
Te damos los mejores tips para calmar la temperatura de tu bebé...
Prevenir la aparición de manchas faciales es más sencillo de lo que tu crees, sigue leyendo y descúbrelo...

Newsletter

Conoce todo acerca de nuevas notas del blog

Recibe actualización de las nuevas notas que se están generando día a día en nuestra página web